Nuestra historia

Borgo Santo Pietro nació de nuestro propio sueño personal, un hogar para nuestra familia.

Nos tropezamos con esta ruina decadente en 2001. En aquel entonces, no era más que una casa en ruinas en medio de campos de barro y fue aquí cuando se comenzó el proceso de restauración para que resucitara.

Nuestro instinto nos dijo que tal belleza debía ser compartida y, por esta razón, nos embarcamos en un largo y continuo viaje para crear un hotel íntimo de estilo boutique. Hemos estado años trabajando con esmero y dedicación para que volviera a tener aquel noble esplendor ya olvidado, en el momento en el que era un refugio curativo para los peregrinos que buscaban descansar y recuperarse.

Los jardines y los desolados campos de alrededor de la villa se convirtieron, gracias a un meticuloso diseño, en una plantación de más de 250.000 flores, arbustos y árboles. La tranquilidad del lugar y el poder re-generativo nos han acompañado y nos han mantenido serenos durante este largo viaje.

Para devolver la finca a su estado natural, los artesanos locales trabajaron con artesanos de todo el mundo. Los muebles y la arquitectura fueron conseguidos tanto de dentro como de fuera de Italia y las plantas llegaron de toda Europa. Después de muchos años de trabajo duro, la esencia de Borgo Santo Pietro se ha convertido en el elegante y acogedor lugar con el que todos soñábamos que se convirtiera.

Borgo, juntamente con nuestra pasión, está en continua evolución y crecimiento para continuar asegurando que nuestros invitados se sienten en casa pero lejos de casa.

OFERTAS Y EVENTOS